Mantenimiento e Innovamiento

Marcelo Quesada Mora

Ingeniero en Mantenimiento Industrial

Hoy en día hay un mundo lleno de expectativas en cuanto a la innovación; que son solo ideas, que es muy costoso innovar, que
solamente la inteligencia me lleva a desarrollar “cosas” innovadoras. A mi parecer hay mitos sobre todo todo esto, pero en especial se cree que innovación simplemente genera nuevas ideas, y ojo; quedamos ahí en la palabra generar y no en la acción de ejecutar. Pero por supuesto, nace la frustración, si no llevamos un orden lógico de lo que realmente significa una gestión de innovación.

En Mantenimiento tenemos otros paradigmas un poco cuadrados; hagamos lo mismo si está funcionando, o frases como “ya por sí solo el mantenimiento es costoso, por qué voy a gastar más en eso”. El mantenimiento es visto como un gasto más que una inversión en nuestros activos. Pero como no lo vamos a pensar, incluso a convertir ese paradigma a la realidad si no tenemos una gestión de mantenimiento sólida.

En los dos párrafos anteriores hay una palabra que se repite; GESTIÓN, pero más que una palabra es un común denominador para poder unir Mantenimiento con Innovación. Que interesante sería poder incluir en una gestión de mantenimiento una gestión de innovación! ¿por qué no? pero cuando la agregamos que sea algo que fortifique el departamento. El gran detalle es que del “que” al “cómo” hay un trecho inmenso, un trecho que muchas veces es intransitable y hace que nos quedemos en ese “que”. Un “que” que nos limita y nos frena. Primero que nada definamos dos conceptos muy importantes para contextualizar el tema de una manera más gráfica:

Las definiciones de innovación y mantenimiento son, según RAE:

INNOVACIÓN= “cambio, mejora, novedad, originalidad, invención, perfeccionamiento”

MANTENIMIENTO= “Conjunto de operaciones y cuidados necesarios para que instalaciones, edificios, industrias, etcétera, puedan seguir funcionando adecuadamente.”

Me atreví a llamar esta fusión de conceptos de la siguiente manera:

INNOVAMIENTO= “cambio, mejora, novedad, originalidad, invención, perfeccionamiento para un conjunto de actividades que permitan que instalaciones, equipos, edificios, industrias, puedan seguir funcionando adecuadamente, y con la mayor eficiencia posible”

Enumeraré algunos aspectos importantes que podemos incluir dentro de cualquier sistema de gestión de Mantenimiento para que esta tenga ese ingrediente que no está en las recetas tradicionales de planes de gestión, pero que sí podemos tropicalizar nuestro plato principal de manera innovadora, creando esa mentalidad que todo lo propongamos y ejecutemos con ese elemento mágico.

1. CULTURA:

La cultura es algo que se genera a lo largo de un impulso por parte de aquellos que no necesariamente son innovadores. Se debe crear el estímulo de ver las cosas con diferentes ojos a los como se ha visto siempre, no casarse con lo rutinario ni con los procedimientos crónicos de la empresa.

Primero es necesario evaluar actualmente nuestra cultura de innovamiento, porque si bien es cierto como se dijo al principio, puede que no tengamos algo bien establecido en cuanto a innovación pero intrínsecamente o bien intuitivamente algo existe en las mentes de los colaboradores. La gráfica a continuación me conmovió mucho, tomada del libro “Adiós a los mitos de la innovación” del autor Mario Morales, la cual representa los estados por los que debe pasar una organización, en nuestro caso sería nuestro departamento de mantenimiento.

Tomado del libro Adiós a los mitos de la innovación, de Mario Morales

Es claro que tener la ubicación de dónde estamos, nos da esa línea de salida, pero considero que haciendo la semejanza en la vida del ser humano, el departamento de mantenimiento debe pasar por todas las etapas, vivirlas y quemarlas; desde los chispazos, pasando por pequeños proyectos y llegando a planear y ejecutar un mantenimiento desde el enfoque de nuevas maneras de hacerlas las cosas (innovación).

Dentro del aspecto de cultura debemos encontrar aquellos y aquellas personas que constantemente dan ideas; “jefe que pasa si hacemos esto así?”, o “jefe porque no colocamos esta pieza de esta manera para poder que funcione mejor”, también esta, “compañeros que les parece si nos inventamos una pieza que haga este trabajo de esta otra forma más rápida”. Muchas son las
frases diarias que este tipo de personas insistentes (de manera positiva hablando) dicen e “inventan”, pongámoslas de frente a la creación de cultura.

Se debe tener claro que las ideas deben estar en la cabeza de todos los involucrados directa e indirectamente, como cuando tenemos presente poner el café todos los días en la mañana, esto no se le olvida a nadie en la jornada laboral, verdad!, pues que no se nos olvide tampoco realizar cada labor de mantenimiento pensando que se puede hacer de una manera diferente y mejor.

La cultura de innovamiento debe tener claro para sus integrantes que es necesario adaptarse a los cambios en el entorno y reinventarse de forma permanente.

2. LIDERAZGO EN INNOVAMIENTO:

De la mano con la cultura, el liderazgo de un departamento de mantenimiento debe ser imperativo, más si lo unimos a la capacidad de incentivar, de promover y de dar seguimiento a las ideas de innovación. Cuando se habla de liderazgo de innovación debe entenderse como aquella función que ejercen las personas, llámese líderes para acompañar e impulsar las nuevas maneras de hacer las cosas. No dejar en papel ni en taller las ideas. Mantenimiento debe caracterizarse por llevar una batuta de mando en el tema de creación de ideas, de este nacen la mayor cantidad de oportunidades de mejoras, buscar apoyo colateral y superior, entonces adelante con ese empoderamiento. Los líderes del departamento deben estimular día con día, incluso con nuevas formas de gestión del innovamiento, automatizando, creando bases de datos para tener tendencias de
comportamientos, aspectos cruciales para que Mantenimiento no se quede en “revisar y reparar”, pero es desde el liderazgo que sale ese impulso.

3. INNOVAMIENTO A BAJO COSTO:

¿Es costoso innovar? pues todo depende, y aquí entramos al dilema de qué fue primero si el huevo o la gallina, o sea debo innovar para innovar, suena extraño esto. Para explicarme mejor en este rubro voy a poner un ejemplo real; en el área de mantenimiento que lidero se solicitó un software para mantenimiento, pero nunca se dió visto bueno, era bastante costoso para la organización. Todo se hacía a mano, las solicitudes de OTs se hacían con papel carbón, miles de papeles al año. Un día estaba comprando en esos lugares de comida rápida y observe el proceso de generación interna de pedidos; se digita, sale en una pantalla dentro en el área de cocina y luego otra pantalla la ve el cliente, y me dije, eso es lo que debemos hacer, compartir pantallas y elaboramos un sistema que está generado con hojas de cálculo compartidas en tiempo real, llegan las solicitudes con un formulario y todos los ven cuando se les asigna y se llena la información de la ejecución y, de pronto, miles de datos estaban a la mano, indicadores en tiempo real, respuestas inmediatas. ¿Cuánto costó? pues podemos decir que nada más que el tiempo de alguna programación básica. Los beneficios son sustanciosos, el sistema siguió creciendo y ahora es casi un software adaptado a la medida, in house.

Entonces, ahora lo explico más claramente; debo pre innovar para innovar, pero pensando siempre que la pre innovación es barata o al menos modelada; si logro modelar antes de obtener el resultado final, tengo chance de corregir a bajo costo.

Mantenimiento tiene muchas oportunidades de hacer diferente lo diferente, creo que hay mucho potencial en los colaboradores, exploremos, incentivemos a que generen nuevas ideas. Hay mucho que sufrir en Mantenimiento, si, pero también tenemos el empoderamiento de que nuestra gestión sea vista desde el punto de vista innovador.

INNOVANTENGAMOS nuestras instalaciones, equipos, nuestros procesos, sistemas!!